XI Encuentro EISC. Análisis Temático

1. PRIORIDADES

1.1. EDUCACIÓN


Iberoamérica posee grandes potencialidades de futuro con multitud de recursos, pero su mayor activo son sus personas. Por tanto es una tarea primordial cuidarlas y desarrollarlas. Para ello, la educación es la pieza estratégica fundamental que hará que esas potencialidades se hagan realidad.

La formación de los ciudadanos desde un compromiso con la libertad, la solidaridad, y la justicia actuará como palanca de desarrollo y ayudará a superar la pobreza, la marginación y la inequidad.

Ante la importancia de la educación, las entidades del tercer sector y de la sociedad civil organizada tienen un reto ante el que no pueden permanecer pasivas, a la espera de lo que pueda promoverse desde las administraciones públicas. Las crisis económicas y sociales exigen un esfuerzo individual y colectivo que ha potenciarse por medio dela educación. Nuestras organizaciones han de poner su atención en ampliar y mejorar los sistemas educativos, pues sin educación no pueden existir sociedades libres, democráticas y solidarias, ni puede haber ciudadanos activos, comprometidos y responsables. La educación es un compromiso colectivo del que nadie puede desvincularse.

En el XI Encuentro Iberoamericano se reflexionará sobre la Educación como factor de desarrollo personal, económico y social de nuestras sociedades, como un instrumento de cambio para superar las crisis con una visión de largo alcance. El programa centrará su atención en la Educación en valores, la Educación como derecho universal y en la cooperación internacional en materia de Educación.

1.2. CULTURA


Hoy se acepta que la cultura está en el origen y en los resultados de los actos, los proyectos y las acciones, que tienen lugar en el mundo. El hombre, individual y colectivamente, vive en una cultura y la hace suya, pero raramente se sabe actor de la misma: le es dada, la hereda, y la vive. Las entidades de la sociedad civil, comprometidas con el bien general, deben esforzarse por implicar a los ciudadanos, por ofrecer y propiciar espacios y cauces de participación y crecimiento que aprovechen en toda su potencialidad ese bien común que es la cultura. Cada gesto, cada iniciativa, individual o colectiva, privada o pública, transforma la cultura, que nos define, nos identifica, nos muestra de dónde venimos y a dónde vamos.

La cultura cuando es entendida como un factor de cohesión social y de desarrollo económico de las sociedades, tiene una capacidad transformadora del mundo real. La cultura, en sentido amplio, configura a los ciudadanos en todas sus dimensiones: política, social y económica.

En el XI Encuentro Iberoamericano se pretende reflexionar sobre la interacción de lo social con lo cultural, valorando las posibilidades de desarrollo de nuestra cultura heredada, compartida, de nuestra lengua común, la “cultura iberoamericana”, considerando los desafíos y las posibilidades que el mundo globalizado y las nuevas tecnologías representan para nuestros países, entidades y sociedades. Debemos aprovechar nuestro “vínculo cultural” para fortalecer el desarrollo económico y el bienestar social.

1.3. EMPLEO


En el siglo XXI trabajo y empleo siguen siendo pilares esenciales de nuestras sociedades, medio de integración y cohesión motor de desarrollo para la sociedad. Es por esa razón por la que un alto nivel de desempleo es un grave problema social que exige proponer una solución al desajuste entre el sistema educativo y el mercado de trabajo y ofrecer programas y políticas que favorezcan nuevas formas de emprendimiento y que reduzcan la economía sumergida.

En el XI Encuentro Iberoamericano se analizará el papel de las organizaciones de la sociedad civil como agentes generadores de empleo pero también como instituciones canalizadoras de la inclusión social que ofrecen alternativas y propuestas concretas a las políticas de los gobiernos.


2. ENTORNOS

2.1. COLABORACIÓN ENTRE ENTIDADES


La colaboración entre las organizaciones de la sociedad civil es una forma de mejorar la eficiencia y el impacto de las entidades que la componen, especialmente si se plantean bien y se aprovechan sinergias, redes y complementariedades.

Gracias a ella las entidades pueden sumar recursos técnicos y financieros que les ayuden a conseguir sus fines con mayor eficiencia.

2.2. IMPULSO DE POLÍTICAS PÚBLICAS PARA FORTALECER A LA SOCIEDAD CIVIL


Las entidades del tercer sector, la mayoría nacidas de un impulso filantrópico y/o solidario, contienen un germen de cambio social y el propósito de mejorar el entorno en el que desarrollan su actividad. Sus objetivos, sus actividades, su “ejecutoria”, les legitiman para actuar como agentes sociales de primer nivel. El crecimiento cuantitativo y cualitativo experimentado por la sociedad civil en los últimos años es un argumento poderoso para mostrar nuestra fortaleza y para ser portavoces de las aspiraciones de la ciudadanía en todos los ámbitos en los que realizamos nuestros proyectos: cultura, salud, medio ambiente, inclusión social, investigación, innovación.

Superada la dialéctica de oposición entre lo público y lo privado, la solución es la colaboración basada en el respeto y en la lealtad entre las instituciones públicas y las organizaciones sociales. En la actualidad, las políticas públicas son más permeables (no en todos los casos, ni en todas las circunstancias) más receptivas a los estímulos y a los mensajes que llegan de la sociedad civil. Las administraciones públicas reconocen el valor creciente de las iniciativas privadas de carácter social y cultural, y las reclaman. Ello acrecienta la importancia de las organizaciones de la sociedad civil y su implicación en los asuntos públicos.

2.3. NUEVOS ACTORES Y NUEVAS FORMAS DE INCIDENCIA SOCIAL Y POLÍTICA


Dado el nivel de responsabilidad y compromiso alcanzado por el sector, nuestro horizonte para los próximos años debe de estar no sólo en cumplir eficaz y eficientemente, con rigor, profesionalidad y transparencia, los programas y objetivos de nuestras entidades sino también en promover la movilización de la ciudadanía, de las organizaciones sociedad civil de la que formamos parte y somos, en gran medida, su vanguardia, para promover los cambios en las políticas públicas que se ajusten a las necesidades de la ciudadanía. Tenemos la capacidad, la experiencia y la legitimidad para hacerlo. La movilización de las organizaciones de la sociedad civil, adecuadamente presentada ante los medios de comunicación, puede convertirse en un estímulo de gran fuerza y eficacia en las políticas públicas de los gobiernos.

Con la aparición de la sociedad de la información, las comunicaciones son casi instantáneas y los datos y los hechos que puede conocer un ciudadano han crecido de modo exponencial. Las organizaciones de la sociedad civil deben aprovechar estas innovaciones para comunicarse, cooperar y difundir lo que hacen, de modo que puedan movilizar más apoyos y crecer en reputación en sectores sociales nuevos.

En el XI Encuentro Iberoamericano se plantearán posibles cauces de participación ciudadana sobre las vías más adecuadas para que nuestras organizaciones sean escuchadas por los gobiernos, sobre las experiencias de éxito de intervención y de incidencia política en el diseño de programas de acción pública, en los procesos de cambios legales, en la participación activa del sector en la elaboración de políticas públicas transformadoras, orientadas a favorecer el bienestar de los ciudadanos. Se reflexionará, asimismo, sobre el alcance de la responsabilidad de nuestras organizaciones en promover una cultura cívica que contribuya a activar la participación ciudadana en todos los ámbitos de la vida social.


3. FORTALECIMIENTO

Este es un objetivo permanente de los Encuentros Iberoamericanos de la Sociedad Civil dado que difícilmente se pueden alcanzar los fines de transformación de la sociedad y lograr un mundo mejor si las entidades que se lo proponen no actúan con eficacia. Por ello, una de sus preocupaciones permanentes es mejorar su gestión en un proceso constante de innovación que incremente el impacto de sus actividades y proyectos en la sociedad.

3.1. MEDICIÓN DE IMPACTO


En los últimos años muchas entidades han desarrollado iniciativas de medición de actividades y de evaluación del impacto, lo que demuestra la importancia que conceden a esta actividad.

Sin embargo, muchas afirman ser conscientes de su complejidad. Conviene recordar que los resultados de la actividad de las fundaciones tienen un importante componente cualitativo que dificulta su cuantificación por lo que su eficiencia sólo puede medirse con una multiplicidad de indicadores que cada organización debe elegir, según su ámbito de actividad.

A pesar de estas dificultades, sigue habiendo una mayor conciencia sobre el valor y la utilidad de los esfuerzos dirigidos a evaluar y medir el impacto generado por la actividad de una fundación. En primer lugar porque le sirve para aprender y mejorar su desempeño. Facilita, además, la toma de decisiones de sus órganos de gobierno. Mejora las relaciones con los donantes, beneficiarios, o público en general, que tienden a demandar información sobre los resultados obtenidos. En un contexto de crisis económica como el actual, conviene que el proceso de rendición de cuentas sea riguroso, pues ya no es suficiente con hacer una labor, sino que hay que demostrar que se consiguen resultados.

3.2.TRANSPARENCIA Y SOSTENIBILIDAD


La transparencia es un activo imprescindible para fortalecer y aumentar la confianza del sector en la sociedad. Está relacionada con la comunicación así como con la rendición de cuentas.

La rendición de cuentas ofrece una visión global de la organización que va más allá de los aspectos económicos. Se refiere a la explicación de aspectos organizativos tales como la razón de ser y los valores de la entidad, las actividades y su impacto, la financiación, el equipo y las políticas de gestión y desarrollo de personas o la visión que tiene de la sociedad.

La transparencia es el grado de información y la actitud con la que se afronta el proceso de rendición de cuentas. El nivel de transparencia se puede apreciar en los valores organizativos, la actividad realizada, los destinatarios de las actuaciones, la cultura participativa de la organización o el entorno social.

Vincular la trasparencia con los valores organizativos suele representar para las organizaciones una exigencia superior- que la planteada por la ley e implica implantar un principio general de actuación que inspire cualquier actividad que se realice. La transparencia implantada en una organización, en sus valores, en su actividad y en su cultura, incide en una mayor credibilidad y confianza frente a la sociedad, lo que implica una mayor sostenibilidad.

3.3. INNOVACIÓN


La innovación social se traduce en desarrollo y crecimiento económico. Si se considera que la creatividad es un factor del progreso económico, de la evolución del empleo y de la elevación del nivel de vida, en el mismo sentido, se puede afirmar que las empresas y las organizaciones sociales que basan su estrategia en una actitud permanente de innovación son las que logran mayor expansión y supervivencia.

En el mundo actual, las entidades innovadoras crean riqueza, empleo y mejoran la calidad de vida, más que en ningún otro momento de la historia de la humanidad. La imparable evolución hacia el mercado mundial hace cada vez más necesaria la competitividad basada en la innovación. Es verdad que los conocimientos no siempre se corresponden con la generación de riqueza pero algunos estudios advierten que las diferencias de crecimiento se pueden explicar por la ausencia de tecnologías adecuadas.

Los países que están en la cabeza del crecimiento económico y social son aquellos que saben generar y convertir de manera estable los avances tecnológicos y sociales en productos y servicios puestos en el mercado.

Hay tres factores determinantes en el desarrollo de una sociedad innovadora: una demanda para la innovación; una cultura innovadora, individual e institucional que desarrolle capacidades; y aptitud para atenuar los riesgos inherentes a la innovación. Todo ello debe ser promovido y sostenido por la iniciativa coordinada de las administraciones públicas, las empresas y la sociedad civil.

Con este planteamiento, pretendemos que la innovación social se convierta en uno de los ejes inspiradores del XI Encuentro Iberoamericano. La innovación social es el gran desafío para que la solidaridad contribuya a transformar la sociedad en los próximos años.

Entradas - Noticias

Últimas Noticias

Autores Más Populares

Más Comentado

Vídeos Destacados