Adiós a nuestra querida Margarida Ramos

Adiós a nuestra querida Margarida Ramos

El Movimiento Iberoamericano sufre una gran pérdida con el fallecimiento de Margarida Ramos, impulsora del Movimiento durante los últimos 20 años.

Compartimos la semblanza de realizada por Antonio Sáenz de Miera.

¿Murió? . . . Sólo sabemos

que se nos fue por una senda clara,

diciéndonos: Hacedme

un duelo de labores y esperanzas.

Sed buenos y no más, sed lo que he sido

entre vosotros: alma.

Vivid, la vida sigue,

los muertos mueren y las sombras pasan;

lleva quien deja y vive el que ha vivido.

¡Yunques, sonad; enmudeced, campanas!

Antonio Machado

Muchos recuerdos se van difuminando con el paso de los años, pero no, al menos en mi caso, los de aquellas personas a las que quise de verdad y con las que compartí plenamente alegrías, ilusiones, y esperanzas. Margarida Ramos, la queridísima Margarida, fue una de ellas. Me gusta ahora pensar en su sonrisa alegre, en su aire elegante –cuando se lo decía invocaba con gracia a sus “nobles” ancestros españoles-, en su mirada inteligente y expresiva y, por encima de todo, en su disposición abierta y generosa “para lo que fuera”. Siempre estaba dispuesta a hacer lo que hubiera que hacer si estaba en su mano. Y eso fue así desde el comienzo de eso que ahora llamamos Encuentros Iberoamericanos y que tantos nombres ha ido tomando a lo largo del tiempo.

Cuando estábamos dando los primeros pasos de aquellos Encuentros,  era Joaquim Falcao  Director de la Fundación Roberto Marinho, y gracias  a la reunión de Rio, comenzó  a forjarse entre nosotros una amistad que no ha hecho sino incrementarse con los años; hoy somos como hermanos. Pero Joaquim estaba entonces en otras  cosas – es muy capaz de estar al mismo tiempo en cosas muy diferentes-y era realmente Margarida, que no sé muy bien que puesto ocupaba en la Marinho, pero que estaba en todas partes, la que echó el resto para resolvernos todos los problemas y hacernos la vida feliz. Eso es lo que a ella le gustaba: hacer la vida feliz a los demás. Comprendió bien el valor de nuestros vínculos iberoamericanos y supo “enchufar” a Brasil a nuestro movimiento. Y así siguió día a día, año tras año, hasta no hace mucho, y prefiero no pensar en hasta cuando, porque quiero imaginármela todavía “bella y resplandeciente” como un personaje velazqueño.

Hace algún tiempo que Olavo, su marido, me venía advirtiendo de que no estaba bien, pero yo me negaba tenazmente a ver la realidad. Los  correos se los mandaba ya directamente a él, a su marido, pero nunca dejé de rematarlos sin un recuerdo cariñoso para  “meu amiga” Margarida. Lo era de verdad. Se nos ha ido pero sigue entre nosotros: “Lleva quien deja y vive el que ha vivido” dicen unos versos de Machado que encabezan estas líneas. Es mucho lo que nos has dejado Margarida. Nos has dejado y también se ha quedado con nosotros. El cariño verdadero no caduca. Su sonrisa, su bonhomía, su natural elegancia, seguirán formando parte inseparable de los Encuentros Iberoamericanos del Tercer Sector.

Entradas - Noticias

Últimas Noticias

Autores Más Populares

Más Comentado

Vídeos Destacados